21.12.15

Puja de Navidad

Ya debo haber hablado mucho de Cristo anteriormente, de la relación que guarda con Shri Radaji. Él es la encarnación de Shri Ganesha, que a su vez es el Hijo de la Adi Shakti. Luego Él fue entregado a Shri Radaji y Shri Radha creó, como Mahalakshmi, como la Virgen María, a esta gran encarnación de Cristo.
Para la mente occidental, es casi imposible entender o aceptar que pudiera darse una concepción inmaculada, porque no tienen la más mínima sensibilidad hacia la vida espiritual. Los hindúes, sin embargo, sí que lo pueden entender. Es muy fácil para los hindúes creerlo porque tenemos a Shri Ganesha que fue creado de la misma manera; lo creemos, no dudamos de estas cosas. Cualquier cosa que se diga de Dios debe aceptarse y no dudar de ello con este cerebro limitado. Esto no se hace en India; pero en Occidente, ya sobre el mismo nacimiento de Cristo, se tienen argumentos y más argumentos; y toda la religión en el nombre de Cristo, no es más que una perversión. Se han dicho cosas tan horribles que es realmente increíble. Su pureza, su espiritualidad, su auspiciosidad nunca se han comprendido en Occidente y aquellos que le siguieron y que son cristianos, ¿cómo pueden tener una moral tan degradada? En su vida política, social, legal están bien, pero carecen totalmente de moral interior, es sorprendente, porque precisamente los seguidores de Cristo deberían tener la moral más sólida y profunda. Él dijo: “No tendrás ojos adúlteros”. Esto es algo muy sutil. Incluso los ojos no deben tener nada de impureza, ni lujuria, ni avaricia. Esto que Él dijo, es muy sutil, y nadie de Occidente pudo cumplirlo porque toda la religión se vio pervertida bajo la influencia de Pablo y Pedro. Esto que han hecho es algo muy serio, y todavía sigue ocurriendo. Todavía esta iglesia católica, que ya ha sido tan expuesta, sigue funcionando también aquí en India, y la iglesia protestante. ¿Cuánto de buen nombre le han dado a Cristo? Podéis verlo. Lo primero y más importante que Él dijo es: “Tenéis que entrar en el Reino de Dios”, es decir, que tenéis que nacer otra vez. Por tanto, hacéis de ello algo mental. “Vale, ya hemos nacido por segunda vez”, tenéis un certificado y se acabó. Esta actitud mental de Occidente es responsable de la muerte de esta gran encarnación de Jesucristo; creo que es realmente otra crucifixión.
La espiritualidad no la podéis entender mentalmente. Hablan de consultorios intelectuales, pero esto no lo concibo en Sahaja Yoga. En Sahaja Yoga, ¿dónde está el cerebro? En consciencia sin pensamientos, ¿dónde está el cerebro? Puede que esta fe en el cerebro sea útil en algún otro lugar, pero no entiendo cómo en Sahaja Yoga mantenéis una cosa así. Algunas personas quieren salir al escenario a hablar, tienen como un tipo de locura con esto, quizá pertenecen a esta idea del cerebro o la mente. Pero no se trata del cerebro sino del corazón, es el corazón lo que se tiene que abrir. Porque con la mente, lo que hacemos no son sino cosas materialistas.
(...) He visto los puestos de compras que han traído aquí, les dije que no pusieran ninguno, porque están obteniendo beneficios para ellos, no para Sahaja Yoga. Cuando Cristo vio esto cogió un látigo y expulsó a los comerciantes, pero yo no puedo hacer eso. Uno no debería apoyar a esta gente. Esto no es un centro comercial. Habéis venido aquí para meditar. Si tenéis alguna necesidad nosotros os podemos traer lo que sea y si hubiese algún pequeño beneficio no importa, porque siempre sería para Sahaja Yoga, y no para beneficio personal. Esta gente coloca sus puestos y vosotros vais a ellos constantemente. ¿Para qué habéis venido aquí? Deberíais estar siempre meditando en Ganapatipule, manteniendo un estado meditativo y no cayendo en estas cosas tan mundanas, algo que siempre hacéis incluso fuera de aquí. Pero esta gente sabe que tenéis esas debilidades, por eso han traído sus mercancías. Los líderes deberían detener todo esto. El año pasado sufristeis precisamente por eso (por comer algo en mal estado en un puesto); y este año han vuelto a colocar los puestos, lo que significa que saben que todavía hay alguien no muy convencido, que le apetecería tomar algo de su comida para después caer enfermo y traer así mal nombre a Sahaja Yoga.
Por tanto, lo principal en Ganesha es la sabiduría, y esta sabiduría se puede ver en la vida de Cristo, desde los comienzos. Tenía una gran seguridad. A la edad de doce años fue a hablar a los fariseos, los que por entonces eran curas. Hoy día sigue habiendo muchos de ellos. Él fue y discutió con ellos, a una edad muy temprana y les decía: “Qué estáis haciendo aquí? ¿De qué habláis? Todo lo que decís no es más que por alardear, todo es superficial. Habló y discutió con ellos, pero puede que sus padres temiesen que le hicieran daño y lo trajeron a India. Él vino a India por la sabiduría que había en este país, aunque no sé dónde está ahora esta sabiduría en los hindúes, pero este país estaba pleno de sabiduría cuando Él vino. Tenemos muchas memorias de su estancia aquí. El rey Shalibahan describió en su libro cómo se encontró con un hombre muy santo en Kashmir y le preguntó: “¿Cuál es tu nombre?”, y Él contestó: “Mi nombre es Isha”. Ved la relación “I” es la letra utilizada en los Vedas para referirse a la Adi Shakti y “Sha” significa “Con”. Le preguntó: ¿De qué país eres? Él contestó: “Vengo de un país que me es extranjero y este es mi país”.
Por tanto esta India, BHARAT, era el país de la espiritualidad y no deberíais competir o sentiros inferiores a otros países que han progresado materialmente, porque no sabéis realmente cuál es su situación. Sino que deberíamos ser más elevados espiritualmente. Cristo dijo: “Este es mi país” y esto está escrito, lo cual significa que Cristo reconoció que este país de la espiritualidad era su “país”. Y así, nosotros pertenecemos al país de la espiritualidad y no a la vida materialista y mundana.
Puja de Navidad. Ganapatipule, India. 25 de diciembre de 1992.