14.9.15

Atención y gozo


Charla a yoguis: “Atención y gozo”. Shibir, Bordi, India. 27 de enero de 1977.

 … se dispersa mucho y la cuestión es cómo fijar la atención. La calidad de vuestra atención cambia de acuerdo a vuestro estado de evolución. Entonces ¿dónde está situada la atención en el cuerpo humano?. No es un punto fijo. Podemos decir que la atención es la superficie o el borde de la consciencia. De cualquier cosa que somos conscientes, la atención se desvía hacia ese punto. Podemos utilizar una analogía, todas las limaduras del hierro tienen la cualidad de ser atraídas por un imán. ¿Dónde está esa cualidad? No se puede localizar, está en todas partes. Dondequiera que se coloque el imán, las limaduras son atraídas. Nuestra atención también es así. Dondequiera que seamos atraídos, nuestra atención va allí. Existe en todo el cuerpo, en el sentido de que puede ser desviada a cualquier parte, fuera del cuerpo, y también hacia dentro del cuerpo, en el caso en que haya algún dolor o algún problema. Flota por los nervios, por todo el sistema nervioso. Pero hay un centro de control en el cerebro. Si recibe algún golpe podemos permanecer conscientes, pero sin ninguna atención. También puede pasar si alguien es golpeado en el Vishuddhi chakra. Incluso puede pasar si alguien recibe un golpe en los chakras inferiores, esa porción perderá su atención porque no podéis sentir en esa parte. La diferencia es que vosotros podéis prestar atención a esos puntos si queréis, incluso si están entumecidos; por ejemplo, si mi mano está entumecida puedo poner la atención en ella; quiere esto decir que puedo mirarla, que puedo pensar en ello. Pero hay un punto en nuestro Ser que si es golpeado no podemos ni siquiera pensar; simplemente permanecemos inconscientes aunque nuestros ojos estén abiertos, las manos se muevan, las piernas también. Este punto está a la altura del Vishuddhi chakra. Podéis dibujar una línea desde aquí hasta el punto donde está el del Vishuddhi chakra que está dentro del cerebro; si sois golpeados a lo largo de esa línea perdéis la atención, no podéis prestar atención a nada. Esta línea también pasa a través del Agnya chakra porque cuando este punto se conecta con el Vishuddhi chakra por atrás y por el interior de “pitha” se forma una especie de triángulo y toda esta línea en esta área puede afectar vuestra atención. Vuestro corazón podría moverse y vuestros miembros pero no podríais prestar atención a nada. Cuando no tenéis la Realización prestáis atención a algo a través de vuestros centros del cerebro. Después de la Realización también podéis hacerlo, de hecho lo hacéis. Esta es una gran diferencia entre una persona realizada y otra que no lo es, o podéis decir que os volvéis efectivos a través de vuestros otros centros prestándoles atención. Podéis sentir los centros que están obstruidos en vuestro cuerpo, algo que nunca habíais sentido antes. No solo eso, podéis sentir los centros de otras personas, eso significa que vuestro sistema nervioso central está siendo bendecido por una nueva consciencia, por la cual os puede llevar, comunicar la atención prestada por vuestros centros, y también puede llevar vuestra atención de un modo más sutil dentro de los centros de otros. Por tanto lo primero que ocurre es que vuestra atención se vuelve más sutil, esto quiere decir que comenzáis a comprender cosas más profundas. Por ejemplo un pájaro puede ver una flor pero no puede sentir la belleza de una flor y una persona no realizada puede ver la belleza de una flor pero no puede ver las vibraciones de una flor. Así os hacéis más sutiles y vuestra atención también. Definitivamente estáis en un estado de evolución más alto que otras personas. Ahora tenemos que ver cómo usamos nuestra atención. Habréis visto incluso cuando no erais realizados, que cuando desde vuestra infancia comenzáis a desarrollar un arte en vuestras manos, desarrolláis la profundidad de ese arte en particular porque una especie de “Milinge” crece en los nervios. De la misma manera cuando sois realizados, yo diría “personas recién nacidas”, comenzáis a respetar vuestra atención, gradualmente desarrolláis una profundidad hacia Sahaja Yoga. Pero hay mucha gente que cuando recibe la Realización apenas vienen por segunda vez, incluso si vienen por segunda vez no desarrollan más sensación de las vibraciones. Ellos todavía siguen estando ocupados en su trabajo diario malgastando su atención en cosas que no os dan los sentidos más sutiles. Así la sutileza, la profundidad del arte de Sahaja Yoga no se desarrolla. Por ejemplo una persona que ha leído en exceso, tan pronto como recibe su Realización comienza a buscar la correspondencia entre Sahaja Yoga y lo que ha leído. Esto hace de nuevo malgastar su atención. Su atención ha sido fijada por estas ideas convencionales, algunas de ellas son correctas, otras incorrectas, algunas son absolutamente falsas, otras inútiles, otras responden a que alguien quería hacer dinero y han publicado algo de “pacotilla”. Tan pronto como recibís vuestra Realización volvéis a vuestra propia consciencia grosera y comenzáis a compaginar lo sutil con lo grosero. Así empezáis de nuevo a perder las vibraciones. De hecho he visto que niños pequeños -después de recibir la Realización- se quedan dormidos durante largas horas. Se vuelven inactivos por algún tiempo, pero si una persona mayor recibe la Realización, irá inmediatamente a un puesto de libros y comprará un libro sobre Kundalini y empezará a leer sobre ello. Entonces alguno de vosotros, no entiende que se ha transformado en alguien distinto: “Mataji ha sido muy amable, Ella dice que soy “paar” (realizado) pero, ¿cómo voy a creerlo?” Como si por creerme me fueran a dar algún dinero o no sé qué es lo que me van a dar. “Puedo ver venir las vibraciones pero, ¿de qué sirve recibir las vibraciones, por qué Ella nos dio vibraciones? “De nuevo volvéis a la grosera idea de utilidad, porque hasta ahora así era la naturaleza humana. Todo debe ser utilizado. El hombre no piensa en su propia finalidad y así empieza a buscar utilidad a su Realización. “¿Qué utilidad tiene? ¿Cuánta gente la va a recibir? ¿Qué tiene que pasar? ¿Cuál es el programa? ¿Qué es esto? ¿Qué es aquello?” Habéis recibido esta sutileza para disfrutarla como cuando disfrutamos la belleza de una flor, simplemente la disfrutamos. ¿Acaso vamos a los libros y descubrimos qué deberíamos hacer con este gozo o cómo disfrutar de esta flor y qué hacer, y quién ha escrito sobre la flor para ver si se ajusta a ello? Esto es muy común y realmente no sé cómo decirlo porque es algo tonto y solo tengo miedo de que -si lo digo algunas veces- estas personas puedan sentirse heridas, y tal y como son los humanos, se siente heridos por nada; eso es muy tonto. En ese sentido los niños son muy inteligentes. Una vez que la reciben, la disfrutan, se duermen, ni se preocupan. Piensan que es algo para ser disfrutado, pues vamos a disfrutarlo.