17.3.09

Purusha

Dios Todopoderoso como Ser Supremo (Purusha), quien también es conocido por el hombre como Parameshwara, Alá, Jehová, o el Espectador, está completamente separado de Su Poder (Prakriti o Maha Shakti) con el fin de disfrutar de la obra creada para Él por Ella.
Él es el sustentador de la obra porque Él es el único espectador. En realidad todo el espectáculo se representa sólo para complacerlo y expresarlo. Es sólo para Su diversión, por lo que en el momento en que deje de disfrutarla, Él detendrá la obra. Él tiene el poder de apagar su propia proyección. Aunque Su papel es como un testigo, Dios el Padre (Parameshwara) es la fuente de toda fuerza y majestad. Crea seguridad benevolente y protección para todas Sus criaturas. Todo existe por Él y Él es, por tanto, la existencia (Sthiti) en sí misma. Siendo el sustento de la obra, Él se convierte en el sustento (Dharma o la religión). Es también la luz de la total conciencia, y el factor decisivo en todas las cosas tal que Su sabiduría no puede ser desafiada. Él es la fuente de toda sabiduría y los seres humanos son sólo una expresión de Su conciencia. La sabiduría de sustento es emitida a partir de Su ser. Inunda el universo con la benevolencia que fluye de Su personalidad, y llena de alegría la creación. Él es el creador de todo, y todo ha sido creado para Él y para Su disfrute (Sampoorna Bhokta). Él es el mayor de los más grandes, la gloria de todas las glorias. Ser omnipresente y omnipotente, Él es la gloria de todo, y debido a Su poder omnipenetrante Él es finito en el infinito. Además, es lo más sutil de lo sutil, nunca encarna en forma humana. Sólo Su Poder (Shakti) toma nacimiento humano. Él se manifiesta a través de Sus Encarnaciones o las de Sus hijos, cuyas Encarnaciones masculinas Lo reflejan. Él se mantiene sobre todo como la cabeza-fuente de su manifestación. Es a través de Su Poder que Él mismo crea para reflejarse.La creación es como un reflector o un espejo. El mejor reflector que ha formado es el ser humano, que fue creado y desarrollado más tarde por Él con gran compasión a través de Su poder, Prakriti. Cómo evolucionó Él la creación utilizando diferentes reflectores puede ser mejor comprendido a partir de esta analogía: Dios (el objeto que contiene la luz durmiente) se encuentra en una habitación oscura, rodeado por la oscuridad. En estas circunstancias, es incapaz de reflejarse a Sí mismo, por lo que Él enciende Su luz. Esta luz es Su Poder (Prakriti), que es independiente de Él. Pero, sin reflectores o espejos la luz todavía no es capaz de reflejarse. Así pues, los reflectores como ventanas de cristal son creadas por el Poder, que los coloca uno tras otro delante de Él, reduciendo la distancia entre ellos y Él hasta que sus reflejos corresponden exactamente al objeto. Dios es el objeto y los seres humanos son los reflectores. Si Dios no disfruta del espectáculo o acepta la continuidad del drama, Él podrá en cualquier momento apagar Su luz llevando todo a un final abrupto. Cuando eso suceda, él es envuelto en la oscuridad total y de nuevo no queda nada de la creación.Él en realidad todavía existe como Parabrahma, la suprema fuerza abstracta. Por lo tanto, puede entenderse porqué algunos de los antiguos filósofos decían que la creación salió de la nada, ya que, en relación con la creación, Parabrahma se puede considerar como algo que equivale virtualmente a nada. Si miramos los rayos del Sol en un cielo claro se vuelven difusos, y es imposible ver la presencia de los rayos invisibles. De repente, si un avión de reacción cruza el campo de su visión, se puede ver un rayo de luz iluminado a través de la reflexión a lo largo de la línea de humo que queda detrás del jet. Esto demuestra que la existencia de los rayos del Sol sólo es perceptible cuando hay humo que lo refleje. De la misma manera, Dios Todopoderoso utiliza la creación para reflejarse o manifestarse a Sí mismo. Sin la creación que es Su reflejo, Dios no tiene ningún significado o identidad. La mente humana es el único instrumento creado por el Poder Divino capaz de reflejarlo. A través de Su creación de los seres humanos Su identidad se refleja y se expresa en la conciencia humana, y de esa manera Dios se hace consciente de sí mismo. No hay que olvidar que no es Él sino Su Poder quien manifiesta la creación. Como Su Poder Ella expresa a Él como la existencia omnipresente, el Poder omnicreativo y sustento omnipotente, y es responsable de introducir al hombre a Su Señor, Dios Todopoderoso. Él es la perfección, y también es la fuente de todo Ser. No hay palabras o analogías que puedan explicarlo plenamente. El perfecto no se puede comparar con el imperfecto. No se puede describir adecuadamente la majestuosidad de un árbol hablando de una flor, una rama o la corteza. La fuente no puede ser explicada plenamente con la descripción de sus manifestaciones. Las limitaciones de la expresión humana sólo pueden describirlo en parte y en Sus diferentes aspectos.

S S Shri Mataji Nirmala Devi (1982)