2.10.08

Cómo fue decidido

Hoy es el día 19 del Sahasrara, si contamos el primero como del día de la apertura del Sahasrara. Tengo que contarles la historia acerca del día del Sahasrara, la cual fue decidida, hace mucho tiempo, antes de que yo encarnara. Hubo una gran reunión en los cielos, estaban los 350 millones de Dioses, las deidades estaban presentes para decidir qué hacer. Esto es lo último que debemos hacer con los hombres: abrir su Sahasrara, abrir su conciencia al espíritu, al real conocimiento del divino, a remover la oscuridad de la ignorancia, y eso tiene que ser espontáneo porque tiene que trabajar la fuerza viva de Dios. Además tiene que ser rápido. Así todos los dioses acordaron que ahora Yo, la Adi Shakti, debía nacer.
Todos hicieron lo mejor de su parte. Hicieron todo lo que les era posible, los santos fueron hechos por ellos, pero fueron pocos. Ellos encarnaban y la gente creaba religiones a partir de ellos, las que eran pervertidas y les dieron un nombre falso. No había realidad en esas religiones. Estaban orientadas al dinero y al poder. No había fuerza divina trabajando, la verdad es que eran anti-divino. Cómo alejar a los humanos de estas religiones superficiales, esos caminos perversos de destrucción. Cómo revelarlo acerca de estas organizaciones establecidas. Por siglos han estado dando reglas, haciendo dinero, sumando poder.
Era una tarea tremenda, tenía que ser hecha con enorme paciencia y amor. Era un trabajo muy delicado además, porque la gente creía en esas religiones, gente inocente, simple. Revelarles de pronto que todo esto no tiene sentido, que no son religiones, están en contra de las encarnaciones, en contra de los profetas, en contra de todos los santos. Por esto es por lo que los santos verdaderos han tenido que sufrir. Es un trabajo muy poderoso el que tiene que hacerse, por eso la Adi Shakti tuvo que nacer en esta tierra. Debía ser antes del 6 de mayo que era el día del juicio universal de ese año. Sucedió el 5 de mayo justo a tiempo.
Todo fue decidido de antemano, y el trabajo fue distribuido uno a cada deidad. Deidades muy eficientes, muy obedientes, ellas me conocen muy bien, cada punta de mi pelo. No tuve que enseñarles protocolo, el amor por sí mismo da el protocolo –pero el amor que es divino, no el amor egoísta. No es la manera en que amamos a mi hijo, mi marido, mi país, mis ropas, es el amor divino, que de expande desde su corazón, de su espíritu, como la luz del conocimiento. Qué tremenda tarea es ésta. Por eso digo en el Sahasrara Yo tenía que ser Mahamaya. Debía ser Mahamaya. Tenía que ser alguien que la gente no reconociera fácilmente. Pero ¿las deidades? No. Esta Mahamaya debía venir a la Tierra, no la Adi Shakti en su forma más pura, es demasiado. Entonces ella está cubierta con esta Mahamaya.
Ahora ven, en 19 años lo que hemos alcanzado. Tantos Yoguis están sentados frente a Mí. La diferencia entre un santo y un yogui es que el santo es justo, es sagrado, pero no sabe mucho acerca de la Kundalini. Pero el yogui sabe de la Kundalini. La diferencia entre un yogui y un Sahaja Yogui es que el Sahaja Yogui tiene poderes. Una Sahaja Yoguini tiene poderes para dar la realización a otros. Un yogui puede limpiarse a sí mismo pero no puede limpiar a otros, mientras que un Sahaja Yogui puede limpiar a otros y también a sí mismo. Así que este es el estado más superior al cual han llegado a través de sus grandes punjas diría Yo.
Por lo tanto muchos de ustedes han estado buscando la verdad en vidas anteriores, y aquí están para alcanzar aquello que han estado buscando. Todo esto ha sucedido ahora, tan bellamente. Ni siquiera se han dado cuenta de lo que ha sucedido automáticamente.
Espontáneamente tienen sus poderes en su sistema nervioso en un segundo. Su atención debe ser establecida. Por supuesto que incluso ahora algunos no la tienen. Incluso ahora veo que la atención tiembla. Pero tantos de ustedes han alcanzado ese estado del que hablamos. Shivo´ham, Shivo´ham, Shivo´ham, Shivo´ham. Ustedes lo tienen. Lo que Adi Shankaracharya ha descrito de sí mismo, pueden ustedes decirlo de sí mismos.
Pero Yo soy Mahamaya. Yo me comporto como ustedes, yo también tengo una familia, también tengo hijos que puede decirse que son míos, y ustedes también son mis hijos. Pero veo que la gente oscila. No les importa decir “Madre, se me bloqueó el Agnya” ¿Por qué? Saben qué hacer. ¿Por qué no se curan? ¿Por qué no llegan a hacerlo? ¿Cuál es el problema? La Maya.
Primero empieza el problema de familia, mi esposa, mi madre, mi hermano, mi esposo, mis hijos, está bien. Eso es Maya. Con eso se crean dudas. Otra vez son tirados abajo. Luego la Maya se hace más y más sutil. La situación en la familia mejora, todos saben eso. Pero tantos vacilan, tantos se pierden en Sahaja Yoga porque tiene una mala esposa o un mal marido. Ustedes tienen que ascender solos, por sí mismos. Y aquellos que no les permitan ascender deben ser echados. Nada es más importante que su ascenso, más y más alto, porque es un propósito divino muy grande. El clímax último de toda la humanidad es ser salvada por sus esfuerzos. Tienen que trabajar en eso. Y en esa situación vemos los miles de pétalos. Estos son los poderes del Virata en ustedes. Y es aquí donde dudamos que la luz del Sahasrara es el Brahmarandra, que es el chakra del corazón.
Ahora, el chakra del corazón puede ser también muy malinterpretado. Y esta mal interpretación siempre viene de Mahamaya a modo de prueba. Como hemos dicho debemos tener una familia. Debemos tener buenas familias, buenos hijos. Inmediatamente la Mahamaya actúa. Nos empezamos a preocupar por el marido, por la familia. Nosotros deberíamos ser su familia. Hay un dicho en sánscrito que dice que para quien tiene el carácter de un santo, el mundo entero es su familia. Ustedes se preocupan por una familia individual y por eso el colectivo sufre. Y si hubiera un lazo familiar como tal, mejor dejarlo ir. Deben sacrificarse. No sacrificio, es sólo curarse de la enfermedad. Perdemos el tiempo con nuestros niños, con nuestra familia muy pequeña. Luego la situación cambia en distintas áreas, esa es la compasión, el amor y el afecto.
Creemos que debemos amar a los Sahaja Yoguis. Yo le pedí a alguien que se fuera porque estaba enfermo y me decía mentiras. Por eso la atención de una persona negativa irá más a él y tratará de seguir a esa persona más que a otros Sahaja Yoguis. ¿Tienen ustedes la compasión y el amor que yo les tengo? ¿Por qué se apegan a gente que está fuera de Sahaja Yoga? ¿Porqué simpatizan con gente como esta? Ustedes no están aquí para ayudar a los maltratados, los pobres, la gente -así llamada- sufrida. No, ustedes no son encarnaciones. No están para ayudar a las mujeres que lloran todo el tiempo, ni a los niños que son separados de sus padres. Es un hospital en que estamos. Nos estamos curando todos. ¿Han escuchado de algún paciente ir a curar a otros pacientes? Es el doctor el que tiene que hacerlo.
Pero los Sahaja Yoguis siempre, al comienzo, suelen caer presa de este tipo de atractivo, como una manzana podrida, y hay tantas buenas manzanas. ¿Cómo pueden las manzanas buenas curar a las malas? ¿Pueden? Incluso si ponen veinte mil buenas encima de esa manzana mala, todas se irán a estropear. Ese no es su trabajo, es el trabajo de Dios. Lo único que pueden hacer es impulsar a esa persona a la colectividad de manera que vea que están mal, están mal, están mal, y deben estar bien. Pero estas ideas, no sé desde dónde se han arrastrado, de que no hay más que maldad en este mundo. No hay nada como la maldad en este mundo. Hay maldad, hay cosas malas. Y pueden saberlo, si sus vibraciones están correctas, su discernimiento es correcto, lo sabrán de inmediato. Gastan sus energías en corregir personas que nunca, nunca se corregirán, y se olvidan que no han corregido a esa persona, por lo contrario se han corrompido a sí mismos. Eso significa que todavía no están maduros.
En la apertura del Sahasrara nunca he dejado algo sin hacer, es un trabajo perfecto. Sus nervios no se dañan. Aparece una Kundalini tan poderosa. Qué dulcemente, delicadamente, hermosamente, ella traspasa. Sólo un tramo sube. Y cómo luego la conexión es establecida y la relajación comienza a aparecer en el sistema simpático. Qué bellamente todos los chakras se abren y más de esos hilos suben.
Ahora también se les ha dicho cómo trabajarlos. Conocen toda la técnica, conocen cómo. Pero lo que no saben es que aún no son personas perfectas. Tienen que perfeccionarse a sí mismos, más aún si hay una Mahamaya. Ella no los da por hechos, ese es el problema. Ella los pone deliberadamente frente a tentaciones. Les da posición deliberadamente. Ahora lideres, lideres mundiales, lideres del universo. Primero desarrollan un dolor, luego un cuerno, luego algo sale del Sahasrara. Parecen un payaso. Para probarlos hasta puede casarlos con gente rara. Estas pruebas deben llevarse a cabo. Es el trabajo de Mahamaya. Debe ponerlos a prueba.
Dios debe ser puesto a prueba. El diamante debe ser puesto a prueba. Todo lo que es valioso debe ser puesto a prueba. Sino cómo pueden certificarlo. No es como ir a la iglesia. Alguien pone agua en tu cabeza, bueno listo, estás bautizado. Terminado, ahora son los elegidos. El agua se evapora enseguida. Y cuando vayan con Dios Él dirá: “¿Cómo has sido bautizado?”, “con agua”, “¿dónde está? No la puedo ver”. Por eso estas cosas deben ser entendidas en la perspectiva correcta. Son para nuestro ascenso. Para nuestra benevolencia. Para nuestro estado más elevado. Pero para eso, deben saber, debemos arreglar por entero nuestra voluntad.
Cuando la gente escala, digamos los Himalayas ¿qué hacen? Llevan un gran gancho, lo enganchan a un punto más alto, luego atan una soga y trepan hasta allí. No miran abajo. Luego ponen le gancho más arriba, trepan hasta allí. Y así suben los Himalayas. Ahora lo que hacemos en Sahaja Yoga, tomamos un gancho desde la cima y lo tiramos abajo. El primer día cuando tienen la realización la experiencia es tremenda. Y uno a uno, van bajando, el otro camino que hay. Pero ni bien tienen la realización, si son los suficientemente inteligentes, entonces deciden “Cómo podría arreglarme a mí mismo”. Es como si, decidieran así, supongan que les gusta mucho la leche. Deberían decir “hasta que no haya llegado a cierto punto no tomaré la leche”. Pero eso no debe interpretarse como un sacrificio, sino como un ascenso gozoso.
La gente que escala la cima de los Himalayas, ¿sienten que han sacrificado algo? Si piensan que “Oh Dios he sacrificado leche”. Entonces están acabados. El movimiento de descenso comienza. Pero si hay algo que les gusta deben decir “bien, me gusta esto, mi ascenso debe gustarme más que eso. Hasta que no ascienda no tendré de eso”. Semejante determinación debe existir. Sin eso cómo piensan pasar sobre esta montaña horrible, monstruosa de ignorancia que tienen.
En verdad, a través de la realización Yo los pongo en la cima de la montaña. Pero ustedes empiezan a resbalar hacia abajo. Entonces deben mantenerse en ese punto elevado. Yo les digo todo. Cuando preguntaban a los santos o a alguna de las grandes encarnaciones, ¿sabían tanto de la Kundalini? Si lo sabían, debieran haber escrito acerca de eso. Nunca escribieron nada de la Kundalini. Si lo hicieron, es muy poquito. Para una extensión tan grande que actúa en las yemas de sus dedos. Ahora hemos atraído a la ciencia cerca de la realidad, la verdad, el divino, ciencia explicada. Se convierte en integración total con nosotros. Sahaja Yoga es lo más científico que han podido pensar. La computadora más grande, pero una computadora en que se pueda trabajar. Y ahí está porqué fallamos. Y fallamos todos los días. A veces es desastroso, horrible.
Ahora por diecinueve años hemos tenido el Sahasrara, y por dieciocho años Yo he trabajado. Deben entender su responsabilidad. Debemos emancipar a los seres humanos. No queremos hacer nada que esté un poco fuera del camino.
Ahora el día del Sahasrara es el 5. Pero debemos celebrar hoy porque todos deben tener un feriado el domingo. De acuerdo a nuestra conveniencia debemos trabajar Sahaja Yoga. Está bien, no importa. Las deidades, están trabajando 24 horas, todos los meses y todo el año para alcanzar esto, porque tienen un suministro continuo de energía, que ustedes también pueden tener. La importancia que le dan a su ascenso es muy poquita, creo, comparada al crecimiento de dieciocho años. Saben que, en lo países occidentales, durante dieciocho años han sido vistos como adultos, no más como niños, deben ser todos adultos. Adultos, bien, pero no sé cuánto han crecido. No sé realmente, si todavía son bebés grandes, o han realmente alcanzado la adultez. Y hasta ahora, les han sido dadas muchas concesiones, libertades y derechos.
Tienen todos los derechos. Si quieren ir al cielo pueden ir, quieren ir al infierno, pueden ir, toda la libertad, no hay problema con eso. Los adultos son los que tienen discernimiento, que saben cuál es el propósito de sus vidas, que pueden hacer de todo para alcanzar ese propósito, que tienen poderes para luchar y entender. Cuando encuentro gente que es incluso gente grande en Sahaja Yoga comportarse de semejante manera. Me sorprende tanto, cómo los impresiona la gente superficial, la superficialidad. Si alguien es muy dulce al hablar, no significa que esa persona es buena, que esa persona es divina. Al contrario, una persona divina nunca es tan dulce como para empalagar. Debe sostener las riendas con ambas manos. Sí, libertad, está bien, el acelerador, bien, pero también el freno. Siempre les gusta la gente que mima su ego, que dice cosas dulces. Qué lleva decir algo dulce, estos días la gente se entrena en esos tipos de artificialidad.
Deben juzgar a las personas por sus vibraciones. Pero si ustedes son superficiales no pueden sentir las vibraciones. Prestan atención a gente absurda. Ahora acepten una cosa en ese punto que deben todavía madurar. Que no lo acepten, entonces su ego sube “Oh, Dios” se sienten culpables. ¿Cómo profesan eso? Todo lo que tienen que hacer es meterse en un bote, eso es todo. Pero aquí ponen su pie en la boca de un cocodrilo, bien. Si la sacan de ahí, en la boca de un tiburón, y el bote los empuja, ¿qué camino toman? Pero los peores son los tiburones y cocodrilos humanos porque nunca muestran sus dientes. Nunca muestran sus ojos. Se cubren con apariencias tan fraudulentas, comportamientos dudosos que nunca los pueden ver a menos que y hasta que no sean un alma Realizada.
Así que ahora estamos en nuestra adultez. Y una mujer que crece apropiadamente, en su adultez desarrolla una timidez, una vergüenza, un sentido de la castidad. Como niña no sabía nada de eso. Pero aquí el otro camino, ni bien se convierten en adultas, se descontrolan, los chicos vagabundean, ¡y son adultos! Eso nunca ocurre con los animales. No sé que es esto. Pero somos Sahaja Yoguis y tenemos nuestra cultura Sahaj. Vivimos con nuestra cultura, orgullosos de ella, y es nuestra religión. Tenemos nuestra religión pura en la que prosperamos, no vamos a cambiarla. Nosotros mismos vamos a cambiar al mundo entero. Tenemos nuestra propia cultura y vamos a comportarnos de la manera que va a cambiar al mundo. Es nuestra responsabilidad. Son los elegidos para este trabajo. Son los verdaderos elegidos. Son los verdaderamente puros.
Sean conscientes de eso, de su responsabilidad. De sus poderes. El mayor poder que tienen es el amor divino, no el amor estúpido que lo enceguece y se enamoran, el amor que los hace elevarse.
La forma en que hablamos, en que caminamos, en que vivimos, cómo nos comportamos, todo debe ser Sahaj. Y es una cultura tan real, de gente hermosa en el mundo. Vemos en los animales y en los pájaros; en los elefantes, que tienen sabiduría, el cisne que sabe separar el agua de la leche. Luego entre los seres humanos, los Sahaja Yoguis, hoy, en estos tiempos modernos, creo que actualmente son veintiún años que hemos establecido, madurado, maravillosos Sahaja Yoguis, sacando su mundo loco de la ignorancia y de la Maya. Serán esa gente poderosa de amor, de entendimiento, de discernimiento y humildad. Quisiera ver esos tiempos en mi tiempo de vida.
Deben saber que solo un punto debe ser arreglado en este encuentro de Devas y yo no puedo dejar pasar. Ellos dijeron nosotros toleraremos cualquier sinsentido porque vienen de la ignorancia, pero cualquiera que no te ame, cualquiera que te insulte, que tome ventaja de ti, cualquiera que te explote, que muestre falta de protocolo, que no te reconozca, lo golpearemos fuerte, y debes darnos ese permiso, de otra manera no estaremos para este mundo. Y Yo lo tuve que dar. Sean muy cuidadosos, les digo, no me toquen, sean cuidadosos. Algunos sólo tratan de arreglar mi sari. Ustedes no tienen que hacer eso, no tienen que hacerlo. No jueguen con mi dinero, no se aprovechen de mi hospitalidad, tengan cuidado.
Les digo todo lo que puedo, y esto es lo que es. Por un lado Mahamaya, del otro lado las deidades, y los pobres Sahaja Yoguis en el medio. Yo simpatizo con ustedes, pero tengan cuidado. Es un borde filoso, creo, por supuesto, pero por otro lado es maravilloso.
En estas dos cosas si saben que es Mahamaya y que las deidades están alredor nuestro, sentadas aquí, todas ellas, escudriñándolos, juzgándolos, teniendo una reunión aquí, quien es quien. “Dónde está la atención de este caballero. Donde está mirando. Que está haciendo” Todas aquí sentadas. Pero al mismo tiempo son flores, flores divinas, bendiciones divinas y todos los Ángeles están dando vueltas, puedo verlos. Sus cámaras pueden fotografiarlos. Tienen fotos que los mostrarán sentados. Ya esta predicho que el mundo entero bajará a los pies de su Madre, y que ustedes decidirán el futuro de este mundo. Ya está escrito, catorce mil años atrás, y hay otro que está profetizando lo mismo.
Por eso deben estar alerta. Dónde está su atención. De qué se preocupan. Dónde están gastando su tiempo. Dejen sus hijos conmigo. Dejen sus familias conmigo. Sólo pueden quedarse con su bolsa, pero el resto, pueden dejarme todos sus dolores de cabeza a Mí. Mahamaya conoce todos sus trucos, todo, adentro y afuera. Si quiero saber, puedo saber cada cosa y todo de ustedes. No quiero saberlo. Bajo estas circunstancias estamos sostenidos, cuidados, manejados, traídos a la realidad tan fácilmente, tanto, con cuidado. Me dicen “Madre, de repente fui allí y encontré Sahaja Yoguis sentados. Y queríamos conocer a alguien. Estaba justo allí. ¿Cómo puede ser?”
Están asistidos. Aquí estos Primeros Ministros tienen solo cinco, seis guardaespaldas, ustedes tienen millones y millones, cada uno de ustedes. Nadie puede tocarlos, excepto ustedes mismos pueden causarse daño. Nadie puede dañarlos.
Por eso hoy, otro día de gran determinación, estoy tomando un voto que para nosotros, nuestro ascenso es lo único que importa, la única idea, nada más, y así saldrá adelante. Todo lo demás estará protegido. Tienen todos los mecánicos para hacerlo, pero primero denlo a los mecánicos para que lo trabajen. Todo funcionará en una acción refleja. Limpien, limpien sus chakras. No digan: “tengo esto, tengo aquello”. Sólo límpienlo. “Qué atrevimiento tengo estos problemas” Límpiense, de mañana, de tarde. Límpiense. Estoy segura de que funcionará.

Que Dios Los Bendiga.

H.H.Shri Mataji Nirmala Devi, Sahasrara Day 1988, Fregene, Italia