28.2.16

Shivaratri Puja en Australia

(...) Sahaja tiene un significado muy especial: espontáneamente. No tenéis que hacer esfuerzos, no tenéis que hacer penitencia para que funcione. Podéis conseguirlo de una forma muy sahaja. Sahaja también significa fácil. Podéis tener en vuestro Corazón todas estas cualidades sin ningún tipo de dificultad. Es más fácil para vosotros ser correctos y honestos que ser de cualquier otra manera.
Esta especialidad que habéis conseguido es la visión de todos los santos, de todos los profetas, de todos los visionarios, de todas las encarnaciones. Sois vosotros. Hay charlas y conferencias que da cierta gente en las que se os dice que debéis actuar así, que debéis hacer tal cosa. Creen que por educar a la gente en esos principios esta será correcta, pero no pueden. Si intentáis educarles así, será como meterles un ego en sus cabezas porque se os ha educado únicamente a través de vuestro ego. No es sahaja, no hay un sustento sahaja (dharma sahaja). Es algo que os inculcan desde el exterior. Pero para vosotros es muy fácil absorber todos los aspectos del dharma. No tenéis que hacer nada, vosotros no haréis nada.
He conocido a gente que solía consumir drogas, abusar de la gente, golpearla. Había uno que decía que solía llevar un revolver siempre con él, y ahora se ha convertido en una persona muy tranquila, silenciosa y bella. Es increíble, pero su esposa me dice que él era de esa otra manera. Ahora sois gente especial, y aquellos que no han conseguido su Realización no pueden llegar al dharma fácilmente.
El segundo aspecto, que es muy fácil para vosotros, es amar y preocuparse por otra persona. Es muy fácil, os gusta hacerlo. Os gusta cuidar de otras personas que son sahaja yoguis y también de no sahaja yoguis. Sahaja Yoga es bastante flexible. Si veis a alguien que no es sahaja yogui y está sufriendo, inmediatamente saltaréis para intentar ayudar a esa persona. He visto gente muy interesante en Sahaja Yoga. Un caballero vino a verme y me dijo: “Madre, no tengo dinero, quiero hacer algo por Sahaja Yoga pero no tengo dinero ni siquiera para mi casa. Contesté: “Muy bien, eso está muy bien. Ven mañana, yo te daré el dinero”. Al día siguiente no vino. Yo después le pregunté: “¿Qué pasa?” Me dijo si recordaba a la persona que estaba sentada conmigo cuando se dirigió a mí. Yo le dije que no la recordaba con claridad, que no sabia quién era. “Pues bien, me dijo, cuando salí esa persona me preguntó cuánto dinero quería. Le dije que al menos esto e inmediatamente sacó ese dinero y me lo dio”.
Inmediatamente corremos para ayudar a la persona que no ha conseguido algo en Sahaja Yoga o que no tiene dinero. Os sorprenderá el caso de que seis países como: Rumania, Bulgaria, Rusia, Polonia, Checoslovaquia e incluso Hungría han sido ayudados por un país u otro, también los australianos ayudan a los países de extremo Oriente. Nunca les he dicho nada, nunca se lo he pedido, nunca dije que tenían que ayudar, simplemente dijeron: “Madre, tenemos que ayudarles de alguna forma; lo organizaremos, iremos hasta ellos, lo gestionaremos, lo haremos”. Es sorprendente que solo pensaran en cómo ayudar a esos países.
(...) Imaginad a esos países como Inglaterra, Francia, España, Italia, Suiza, muy agresivos, con gente muy agresiva; cuando salieron no fue para ayudar a nadie sino para establecer su imperio, para destruir a gente, para convertirlos o para hacer cualquier cosa en nombre de la religión, en el nombre de Dios. Sin embargo, vosotros vais a otros países y solo queréis ayudar, prestarles toda la ayuda necesaria. Yo misma estoy asombrada de cómo funciona tan espontáneamente en vuestro corazón, que debéis hacer esto y tenéis que hacerlo funcionar. Esta transformación que ha tenido lugar en vuestro interior ha sacado a la luz toda la belleza de vuestro corazón, de vuestra compasión y de vuestro amor. Y dais y queréis dar seguridad a otros sin esperar nada, sin pedir nada a cambio, y todos disfrutáis de ser así. Viviendo en un lugar tan sencillo como éste, bajo una tienda, sentados, escuchándome, no queréis ninguna comodidad, solo buscáis la comodidad de vuestro Espíritu y disfrutar de todo este lugar, de la naturaleza.
He visto que, gradualmente, los sahaja yoguis se están haciendo extremadamente conscientes del problema ecológico en todo el mundo. Han comenzado a usar cosas que son naturales, artísticas. Es muy sorprendente que, de repente, se hayan inclinado por lo artístico. Conozco a un señor que tenía armas, municiones y cosas así en su casa, y que ahora tiene hermosos objetos. Por supuesto, las armas y las municiones están en un lado, pero ha hecho una colección de bellos objetos artísticos. Así que, le pregunté: “¿Cómo los has conseguido?” Respondió: “Madre, pensé que te gustaría verlos y que te sentirías feliz, así que los he comprado para que los veas y si quieres puedes llevarte lo que quieras”. Yo le dije que no quería nada y que se los podía quedar.
Esta generosidad es señal de una encarnación pero ahora está entre mis propios niños, que son extremadamente generosos y disfrutan más dando cosas a los demás que quedándoselas para ellos. Ha ocurrido no solo en Australia sino en todo el mundo. Si veis a los sahaja yoguis ahora, están sacrificando su tiempo, su dinero, todo, para extender Sahaja Yoga, para ayudar a otros y para acomodar todo y a todos en su interior.
Esa sabiduría colectiva está ahí. No hay que llegar a ningún consenso. No tenemos que decir que todos debemos decir esto ni cuál es nuestra opinión, ni que votamos por ello. Todos votamos lo mismo. Si alguien dice en Italia “muy bien, tenemos que prestar ayuda -por ejemplo, a Bulgaria- inmediatamente todos los italianos sacan sus ornamentos, todo”. Como en aquella ocasión que dijeron: “Madre, ¿cuánto deberíamos hacer?” Yo les dije: “Es vuestro asunto”. Y los búlgaros estaban tan sorprendidos que decían: “¿Qué hemos hecho por estos italianos que han hecho un viaje tan largo para ayudarnos, económicamente y con todo lo demás?”
Por tanto, como esta compasión, este amor, este sentimiento de unidad son parte de nosotros, no estamos separados. Os sorprenderá saber que enviaron una televisión a Rusia desde América. América no tiene nada que ver con Rusia, pero debe ser el espíritu de Shri Krishna intentando ayudar al espíritu del Agnya derecho, debe ser eso. Es increíble ese entusiasmo con Rusia. Venían en autobuses, en trenes, iban a todas partes, a sitios muy lejanos, y han conseguido unos resultados impresionantes.
Shivaratri Puja. Glenrock Lagoon, Newcastle, Australia. 29 de febrero de 1992.