13.12.15

Charla a yoguis: “Como superar el ego y conocerse a sí mismo”.

Hablamos de un suceso por el cual una creación de Dios va a llegar a su plenitud y va a llegar a conocer su sentido. ¡Es grandioso! Tal vez no nos demos cuenta, pero cuando decimos somos sahaja yoguis debemos saber en qué medida nos identificamos con la verdad de Sahaja Yoga; así tantas falsas identificaciones que están colgando de vosotros deben ser desprendidas. La gente le llama a esto sacrificio. Yo no creo que esto sea sacrificio. Si alguien ve que algo se interpone en su camino trata de superarlo. De la misma forma cuando os encontráis ante vuestras obstrucciones debéis ser capaces de daros cuenta de que estas obstrucciones están estorbando vuestro camino, y que no sois vosotros mismos sino algo que estorba vuestro progreso. Así debéis alejar estas falsas identificaciones completamente de vuestros pensamientos y vuestra mente, y tratar de ser cada vez más vosotros mismos saliendo de la sintonía con las identificaciones falsas.
Este es uno de los problemas que tiene la mayor parte de la gente. Cada vez que escucho a los sahaja yoguis con lamentaciones o cosas por el estilo comprendo que el nivel de comprensión de Sahaja Yoga no ha llegado todavía a ese punto. Es una tarea tremenda y por eso -si vosotros sois la gente que tiene que luchar con ello, la gente que tiene que superarlo- debéis entenderlo en toda su extensión y entender también en que punto os encontráis. ¿Cuánto tenéis que perfeccionaros vosotros mismos?Porque vosotros sois la gente que va a llevar Sahaja Yoga hasta la posición que debe alcanzar. En lo que a mi concierne no tengo que hacer nada más. Yo ya lo he hecho todo. Ahora os toca a vosotros aceptarlo, empaparos en ello y cambiarlo todo. Este es vuestro trabajo y por eso es por lo que todo esto es una cosa seria.
Siempre he dicho que debido a los problemas del ego estamos muy desintegrados. Estamos tan desintegrados que la conexión con el Divino nunca se realiza verdaderamente. Como he dicho, este instrumento ( através del cual estamos hablando ) está dividido en cinco partes y -si cada una de ellas está luchando contra las otras- no se puede conseguir nada con un instrumento así. En la misma medida en que permanecéis desintegrados se os hace imposible la conexión con lo superior. Por ejemplo, fijaos en la gente que viene aquí para Sahaja Yoga. Ahora ellos tienen otros intereses, otras prioridades y otras cosas que son muy importantes para ellos.
Todo el tiempo lo están gastando en esto y aquello, pero luego vienen a decirme: “Madre, no estamos progresando mucho en Sahaja Yoga”. Pero si os decidís como Mr. Venugopalan, que os ha hablado hace un momento, “tenemos que hacer Sahaja Yoga primero, las otras cosas son secundarias”.
Si lo hacéis así Sahaja Yoga podrá establecerse realmente en vosotros. Yo sé que tenemos sahaja yoguis de muy alto nivel, algunos de nivel bajo, algunos son absolutamente inutiles y otros son para tirarlos. Yo sé que tendremos de todos los tipos, pero ahora os toca a vosotros decidir a cual queréis pertenecer. ¿Cómo estáis yendo de lejos? Si vais a perder el tiempo pensando sobre otros sahaja yoguis, sobre cosas pequeñas y sobre frivolidades, vuestra desintegración irá en aumento. Os iréis separando mucho más, puesto que todas estas decisiones se toman a través del ego. Por ejemplo: “No me gusta esto “. “No quiero hacer aquello”. “No veo claro eso” etc. Pero si de alguna forma podéis ver a vuestro ego trabajando entonces es cuando os podéis librar de él. Y esta es la manera de hacerlo. No luchar contra el ego. Yo nunca digo luchad contra el ego, sino rendidlo. Es la única manera en que el ego se puede ir.
Es por esto, por lo que el progreso en Occidente, como habéis visto, es mucho menor que en la India. Tomad el caso particular de Shri Venugopatan. ¡Es admirable! Es un hombre que ha ido particularmente bien. Tiene una posición muy alta en la India. En cambio he visto aquí una persona que es, digamos, un lavaplatos. Viene a Sahaja Yoga y todavía su ego es enorme. Ni siquiera vuestro Primer Ministro tiene un ego tan grande como el de él. La forma en que el habla es “esto no me gusta”, “esto yo no lo hago”. Yo misma estoy asombrada de como habla la gente. Parece como si cada uno fuera el rey de Inglaterra o algo así. Y este es el escollo mayor que tienen. Es necesario que yo muestre mi mayor aprecio por su ego para que se queden satisfechos. Y es por esto por lo que el progreso es muy pequeño.
Y esto es lo que pienso. Tenemos que comprenderlo. Tenemos una responsabilidad muy grande en Occidente. Porque esto tiene que pasar en Londres. El comienzo debe ser en Inglaterra y es por lo que vosotros tenéis una gran responsabilidad. Tenéis que evaluaros a vosotros mismos y a Sahaja Yoga una y otra vez y daros cuenta de que lo que lo hace lento es el ego. También el superego está allí, por supuesto, pero el ego es el problema más grande. Tengo que decíroslo, ¡el ego es el problema más grande!, pero no me atrevo a decirlo por miedo a que salten a mi cabeza. Mirad vuestro ego y ved como está desviado, porque es vuestra propia alegría lo que estáis buscando, vuestra propiedad, es lo vuestro lo que se oculta de vosotros y lo que estáis buscando desde los tiempos. Esto es lo que tengo que deciros ahora. ¿Qué sentido tiene discutir con alguien que está intentando daros lo más alto? Es una pérdida de energía. No gastéis vuestra energía en estas frivolidades y en andar buscando faltas. No es un buen signo de inteligencia ni andar buscando faltas a los demás ni culpabilizarse a uno mismo. La mejor cosa es crecer en sabiduría y darnos cuenta nosotros mismos cómo cada vez somos más y más sabios.
Algunos de vosotros habéis crecido mucho, otros andáis yendo arriba y abajo y otros estáis verdaderamente bajos. Pero todos nosotros tenemos que ir juntos. Si alguien individualmente consigue algo vale poco para Sahaja Yoga. Como ya os he dicho es el aspecto colectivo lo que funciona y lo que tenéis vosotros que hacer que funcione. Es tan bonito el que tengáis verdaderos hermanos y hermanas alrededor de todo el mundo. Si vais con el corazón lleno os recibirán, de la misma forma que vosotros los recibiréis con todo vuestro corazón.

Dollis Hill Ashram, Londres, Reino Unido. 18 de noviembre de 1979.