30.1.09

La meditación y el ser interior

Ahora todos nos hemos dado cuenta en este momento, que se encuentra dentro de nosotros la paz, la belleza, la gloria de nuestro ser. Hay un océano de todo eso. No podemos buscarlo fuera, tenemos que ir al interior, a lo que es llamado el estado meditativo, en que lo buscan, disfrutan de ello. Al igual que cuando tienen sed, ustedes van a un río o a un océano, y tratan de apagar la sed. Sin embargo, incluso el océano no puede darles agua dulce. Entonces, ¿cómo puede cualquier cosa que se extiende fuera de nosotros darnos la profundidad de lo que está dentro? Ustedes están tratando de encontrarlo fuera, en donde no está. Está dentro de nosotros, absolutamente dentro de nosotros. Es tan simple porque les pertenece, está a su alcance, sólo allí. Aquello que han estado haciendo, saliendo a encontrar la alegría, la llamada alegría, la llamada felicidad, la llamada gloria de los poderes mundanos y las posesiones mundanas, ustedes tienen que revertir de nuevo todo. Tienen que proyectarse hacia su interior. No fue malo que hayan salido fuera, no fue correcto que hayan salido, no deberían apenarse por lo que han hecho hasta ahora. No era la forma correcta de llegar a la verdadera alegría de la vida, la verdadera gloria de tu ser. Ha resultado en tantas personas, que han entrado en el entendimiento sutil. Algunas personas están sólo en un nivel mental tal vez, no importa. Tal vez, algunos de ellos estén sólo en un nivel físico porque puedan sentirlo, no importa. Pero, ustedes están en la línea correcta, se están moviendo correctamente.

Traten de meditar, meditar más para llegar al ser interior. Y este ser interior, es el gran océano de felicidad, que existe en cada uno de nosotros. Es este gran flujo glorificante de luz que inunda la belleza interior de todos. Por lo tanto, para acercarse a él, tienen que ir dentro de ustedes, mediante negar las cosas que están en contra de él, en contra de su movimiento. A veces el viento puede ser muy, muy fuerte como para que no comprendan que la gloria de Dios está dentro. La vuelta: a cada momento recordar que su movimiento tiene que ser hacia adentro. Al moverse hacia adentro se olvidan las ideas de sus glorias exteriores. ...

Es un viaje individual hacia Dios cuando meditan, y cuando llegan allí entonces se convierten en colectivos. Antes de eso, es un viaje absolutamente individual en el interior, un viaje absolutamente individual. Deben ser capaces de ver esto. En este viaje en que se encuentran nadie es su relación, nadie es su hermano, nadie es su amigo, están absolutamente solos, absolutamente solos. Tienen que moverse por sí solos dentro de ustedes. No odien a nadie, no sean responsables, pero en el estado de ánimo meditativo están solos. Nadie existe allí, ustedes solos, y una vez que entren en el océano el mundo entero se convierte en su familia. El mundo entero es su propia manifestación. Todos los niños se convierten en sus hijos y tratan a todas las personas con la misma comprensión. Toda la expansión tiene lugar cuando se introducen dentro de su Espíritu y ven, a través de los ojos del Espíritu. Esa tranquilidad, esa paz, esa felicidad existe dentro de ustedes. Tienen que estar preparados para ese viaje.

Ese viaje es solo en su meditación y cuanto más encuentren en su meditación, más quieren ir y distribuir a los otros. Eso debe ser, en caso de que no sea así, entonces, no ha funcionado. No hay pureza, hay algún tipo de sesgo. En este ejercicio individual, cualquier cosa que encuentren, desearán disfrutarlo con los demás, querrán darlo a los demás. Este es el signo de una persona que ha estado realmente meditando. El que es meditativo y no ha sido capaz de distribuir lo que ha encontrado, se engaña a sí mismo y está engañando a otros. Debido a que la alegría que reciben en su meditación tiene que ser distribuida, tiene que ser dada, tiene que ser demostrada. Debe fluir en su ser como una luz irradia de cada lámpara iluminada. No tenemos que tener un voto para decir esto es una luz iluminada, de la misma manera, un santo no debe ser certificado que es un santo. La profundidad que alcanzan dentro de ustedes se extiende por todo, ésta es una acción y reacción. Cuanto más profundos se convierten, la radiación es mucho mayor. Una persona simple, una persona muy normal, una persona sin educación, puede ser así. ...

A menos que y hasta que ustedes se conviertan en más profundos no podemos atender a otros Sahaja yoguis y no podemos acoger a los que no son Sahaja yoguis. Ustedes tienen que elevarse más y más alto para poder levantar toda la cortina. Los que tratan de elevarse más llevan a todos hacia arriba y dan un tirón a todos los que ascienden con ellos. Por lo tanto, sólo traten de mantener su objetivo claro. Deben comprender cuál es su objetivo en la vida como Sahaja yoguis. Ahora son personas cambiadas. Ustedes no son más las personas que tienen que hacer frente a las posesiones o preocuparse por ellas, acerca de las cosas mundanas, acerca de su vida. Ustedes no son más las personas que tienen que preocuparse demasiado acerca de su salud y las cosas o su vida personal. Ustedes no están también tan preocupados de su empleo, que no es importante y por último no preocuparse por su familia, los niños, marido, esposa y encontrar un bolsillo donde esconderse. Debido a que el único lugar donde pueden esconderse es el amor de Dios, donde ustedes pueden conseguir realmente el gran descanso, feliz, el sentimiento de Su completa protección.

Sydney ha venido muy bien y está avanzando mejor, pero el ritmo no es como debería ser. Por lo tanto, tenemos que pensar en nuevas formas y métodos de cómo podemos difundir esto. Pero primero ustedes deben asumir sus posiciones. Ustedes deben asumir que son todos santos que tienen que hacer una gran labor - no la parte del ego, sino la manifestación de la misma. Cada uno de ustedes tiene que decidir por sí mismo. Estoy segura de que va a funcionar, y esta vez mi visita va a ayudar mucho para entender qué es lo mejor para difundir esta luz por todas partes.

Que Dios los bendiga.

S.S. Shri Mataji Nirmala Devi, extractos de Charla, Shri Devi Puja, Sydney, Australia, 14/3/83